jueves, 20 de junio de 2013

El fracaso de la seleccion mexicana de futbol

La selección mexicana de futbol ha fracasado en la copa confederaciones 2013. Algunas razones están vinculadas con factores futbolísticos. Lamentablemente, la cultura propia del mexicano afecta el desempeño de los jugadores en la cancha, ocasionando grandes dudas de la capacidad futbolística de los jugadores.

El fracaso de la seleccion mexicana de futbol en la copa confederaciones no es algo que nos tome por sorpresa. En base al desempeño futbolístico de los últimos partidos eliminatorios para la copa del mundo Brasil 2014, la nulidad del buen futbol mostrado por la selección, continuaría, para desgracia de los aficionados, en el presente certamen.

La impresión de la mayoría de los aficionados da por sentado que el único culpable es el director técnico José María de la Torre, mejor conocido como el Chepo de la Torre. Al momento de realizar un análisis objetivo del entorno que envuelve a la seleccion mexicana de futbol, debemos analizar todos los factores que giran alrededor de ella.

En primer lugar, tácticamente, se pueden realizar consideraciones importantes acerca de las alineaciones y posición de ciertos jugadores. No entraré en detalle, pero, sin lugar a dudas, el Chepo de la Torre se ha equivocado en alinear jugadores con pocos minutos de juego, un pobre nivel futbolístico mostrado en estos momentos y esquemas de juego defensivos donde la posesión de pelota no es prioridad y por ende, las oportunidades de anotar, es decir la proyección ofensiva, disminuye las probabilidades de ganar.

El fracaso de la seleccion mexicana de futbol


Otro de los aspectos que se pueden encontrar es un pobre trabajo de preparación de jugadas para ofender y defender. Definitivamente el Chepo de la Torre tiene parte de la culpa del rendimiento mezquino ofrecido por la seleccion mexicana de futbol,  en las eliminatorias mundialistas y en la propia copa Confederaciones 2013.

Otro de los factores a analizar es el rendimiento personal de la plantilla de jugadores. Sin lugar a dudas, muchos de ellos tienen un actuar completamente diferente en la cancha, al mostrado en su mejor versión. Sin lugar a dudas, muchos de ellos no debieron ser convocados ante una inminente baja de juego.

No me quiero seguir expandiendo en mi análisis futbolístico de jugadores puntuales, porque, sin lugar a dudas, ellos también tienen culpa directa de lo sucedido. Existen muchas historias de equipos triunfadores, gracias a las individualidades de jugadores con excelente categoría futbolística mezclado con una verdadera unión de equipo, donde, la única meta consiste en trabajar para obtener el triunfo global del equipo.

Lo anterior lo menciono porque otro de los factores que afectan a la selección mexicana de futbol es el ambiente interno actual, el cual, afirmo se encuentra fracturado. No recuerdo en que partido sucedió, pero el Chicharito saltó a la cancha con un ojo morado, resultado de un golpe de Jesús Corona, el portero titular de la selección, ante una broma realizada por el propio Chicharito.

Inmediatamente se puede observar cuando un equipo de futbol esta fracturado, a causa de una cantidad diversa de problemas internos que seguramente nunca sabremos en su totalidad.

Aunado a todo lo descrito, viene el aspecto cultural del mexicano. Un mexicano que de repente le llega dinero a manos llenas y lo puede gastar en cantidades exorbitantes, se convierte en una figura pública a la cual la fama lo rebasa, además de ser joven y poseer una actividad donde la presión por no ser corrido de la noche a la mañana como le sucede a los empleados de una empresa normal y común, es nula, ocasiona que esa persona, se convierta en soberbia, presumida, ambiciosa y pierda la razón de donde viene, quién es y cuanto tiempo le duraran esos privilegios.

El mexicano, por lo general, no tiene a su alcance una adecuada educación o preparación para enfrentar el fracaso o el éxito. Además, los valores para trabajar en equipo, plantear metas y objetivos y trabajar en la mentalidad, actitud y compromiso para desarrollar las funciones y responsabilidades asignadas, son casi inexistentes en la educación del mexicano. Otro factor que no se le da importancia en México, es referente a la capacitación de las personas para trabajar en momentos de presión al máximo así como la mentalidad de recibir críticas positivas y negativas, con la idea de mejorar y convertirse en un ser humano productivo y competitivo en su área de trabajo.

Lo anterior mencionado, se permea a los jugadores de futbol. El análisis descrito, nos permite deducir que la falta de preparación para entender y resolver los problemas y la nula visión de comprender las causas que orillaron un momento de crisis para analizarlas y encontrar de manera conjunta la mejor solución.

Los jugadores de la selección mexicana de futbol son personas que pueden caer en el conformismo de manera fácil. Sueldos millonarios, fama, una vida sin preocupaciones y con mucho tiempo libre, no se preocupan por seguir preparándose no sólo para mejorar el aspecto futbolístico, también como persona.

La falta de compromiso y actitud de los jugadores y lo mencionado anteriormente, son los detonadores del fracaso de la selección mexicana de futbol.  Se debe reconocer cuando has llegado a una crisis, autoevaluarte y encontrar los caminos para salir de ella y recuperar el camino al éxito.

¿Cambiar al Chepo de la torre? ¿Cambiar a los jugadores? Estoy seguro que lo que más le preocupa a la federación mexicana de futbol es la posibilidad latente y real de quedar eliminados y no llegar al mundial de Brasil 2014. De igual manera los patrocinadores deberán estar alarmados. Las pérdidas millonarias serían terribles.

Increíblemente, la selección mexicana de futbol peleará con Japón el denigrante puesto del equipo menos malo el próximo sábado. Las decisiones se deben tomar lo antes posible, para asegurar su participación en la copa del mundo. Y claro, el gobierno de Enrique Peña Nieto debe trabajar para sentar las bases para una educación integral necesaria descrita en el presente artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.