martes, 21 de mayo de 2013

La primer Calculadora del mundo

Aunque la historia señala que fue el matemático alemán Wilhem Schikard quien hizo el primer intento de crear la primer calculadora automática del mundo en el año de 1623, corresponde al matemático y filósofo francés Blaise Pascal (1642) el honor de diseñar y construir la primer calculadora del mundo que se tenga memoria.

Actualmente, la calculadora moderna de bolsillo es tan común como el uso del dentrífico. Todo mundo de negocios o estudiantes de todo el planeta usa una calculadora casio, una calculadora financiera hp o una calculadora científica sharp, por mencionar algunas. Pero ¿Cuál fue la primera calculadora del mundo y cuándo se inventó?

La primer calculadora del mundo de Pascal (tambien llamada Pascalina en honor a su inventor) era prácticamente de funcionamiento mecánico y constaba de básicamente de una caja de madera que en la superficie contenía discos que se giraban de manera muy similar a la rueda giratoria para seleccionar números a marcar en los teléfonos caseros antiguos (disco de marcar). Con estos discos enumerados se tenia la manera de introducir las unidades, decenas, centenas, etc. en un orden de derecha a izquierda.

Como la primer calculadora mecánica de Pascal usaba el sistema decimal, cuando uno de los discos de la derecha se giraba por completo (es decir contabilizar toda su cuenta), el disco próximo de la izquierda lo hacia una unidad.

Se dice que este inventó de Pascal fue motivado a raíz de que su padre realizaba muchas operaciones aritméticas de sumas para su negocio. Con esto, Pasca le ahorró los errores comunes que se pueden colar al realizar las operaciones con lápiz y papel.

Aunque el invento de Pascal tenía sus ventajas no se producía en serie. Además que por funcionar completamente de manera mecánica, no era confible del todo. Por lo que en 1670, el matemático alemán Leibniz perfeccionó la primer calculadora mecánica de Pascal, la cual era originalmente una sumadora, y ahora podía realizar operaciones aritméticas de mutiplicación y división. El sistema de Leibniz (como se le conocería a esta máquina calculadora perfeccionada), tenía un sistema mecánico basado en lo que se conoce como cilindro estriado.

A raíz del éxito de Leibniz, surguieron nuevos métodos para implementar calculadoras mecánicas. Los más importantes de entre ellos son el Sistema de Odher y el sistema de Bolleé.

Contrario a lo que se pudiera imaginar. Las operaciones de multiplicación y división no eran tan naturales como lo es actualmente en las calculadora electrónicas modernas de bolsillo, donde sólo basta tipear los números y la oeración a realizar. En los anales de la tecnología de la calculadora mecánica, se tenian que usar formas más ingeniosas basados en métodos numéricos, de tal suerte que para hacer multiplicaciones o divisiones, en el sistema de Odher, por ejemplo, de usaba el método de sumas sucesivas para multiplicar y restas sucesivas para divisiones.

A partir de ese momento, la calculadora fue ganando terreno y por primera vez se pensó en fabricarlas en serie, de tal forma que la primera calculadora de éxito comercial fue la llamaba máquina millonaria del suizo Otto Steiger, de la que se fabricaron cerca de 4700 unidades. Esta Calculadora usaba el método de Bolleé.
Nota al pie. Si damos por descontado que en la prehistoria de la tecnología el Ábaco y que hace su aparición en la antigua China (aunque para muchos historiadores su origen es incierto), podría considerarse el primer mecanismo para contar. La calculadora mecánica tiene la función que mediante una ingeniosa disposición de engranajes lograr conseguir de manera precisa y rápida resultados. Aunque esta claro que algunos expertos y hábiles usuarios de ábacos logran resultados espectaculares, eso es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.