miércoles, 16 de mayo de 2012

Del norte para el mundo

Del norte para el mundo. Música Norteña. Con la fusión de géneros musicales y la industrialización de la música se han perdido el origen y en muchos casos la lírica y tradición de estos. Hoy en día se confunde la música norteña, con la mal llamada música grupera o tropical.

 Esto específicamente se dio porque al formato típico de la tradicional música norteña se le añadieron percusiones afro antillanas (conga, timbales) Y en algunos casos sonidos digitales que vinieron darle una mayor acogida popular perdiendo su lugar como música tradicional mexicana. Aunado a esto las radiodifusoras tienden a poner estos géneros juntos y sin mas explicaciones lo que desinforma a los escuchas.

Para evitar confusiones basta con recordar que la música norteña es de influencia centroeuropea basada en instrumentos acústicos y que los temas son predominantemente rurales. La mal llamada música grupera apareció en Guadalajara en 1962 con influencias tropicales, instrumentos eléctricos y habla de temas urbanos.




Retomemos la historia de la música norteña. Esta apareció en el norteño estado Nuevo León, de allí la simplicidad de su nombre, a fines del siglo XIX de la mano de inmigrantes de Alemania y Europa Central que iniciaron la industria cervecera quienes trajeron estilos musicales de sus lugares de origen como la polka, la redova, el schottisch (chotís), la mazurka y el vals.

En un principio los conjuntos se formaban con campesinos que trataban de imitar los sonidos que les eran expuestos por sus patrones europeos normalmente en fiestas donde la cerveza era el evento mayor y la música quedaba relegada, con el paso del tiempo  los conjuntos se fueron haciendo mas profesionales y la tradición oral de cantar acontecimientos apareció.

Artículo realizado por Skull Leader


El periodo revolucionario fue el parte aguas para este genero ya que le dio una identidad nacional al cantar historias bajo la premisa del trovador en ocasiones era la única manera de que las noticias llegaran a ciertos pueblos. Esas historias las conocemos hoy en día como “corridos”. Debido al aislamiento del norte a este género nunca se le dio difusión, y se perdieron muchas grandes corridos.

Fue hasta el año 1935 después de una recuperación económica lenta y un equilibrio social golpeado que la creciente industria radiofónica logro establecerse en el norte del país logrando así las primeras grabaciones de música norteña a cargo de Narciso Martínez, los Montañeses del Álamo, Maya y Cantú y los Compadres de Apodaca.

Con las estas primeras grabaciones se da también el inicio de la homogenización del formato de los grupos incluyendo: el acordeón, el bajo sexto (una guitarra de 12 cuerdas de sonido grave) Toloche, tarolas o redova y saxofón en algunos casos.

Con la necesidad de tener mas grabaciones la industria discográfica y fonográfica convoco a cualquier músico que quisiera participar de esta manera se tienen registros de  Beto Villa y su orquesta, los Conejos y El Palomo y el Gorrión.

Músicos que lograron darle forma a una creciente industria sin percatarse de que habían creado un género.

En los años cincuenta Los Broncos de Reynosa evolucionaron al género con un estilo más potente y un énfasis en la armonía del acordeón lo que le daría el toque distintivo al actual sonido del género. En el formato pasado el acordeón solamente acompañaba al cantante quien era el principal responsable del grupo, con los Broncos el acordeón sobresalía.

Por otro lado Paulino Vargas un gran compositor de corridos inicia a escribir las aventuras y peripecias de los mexicanos y su interacción legal e ilegal con nuestro vecino del norte. Ya que en muchos casos los estados del norte conviven mas con nuestro vecino gringo que con el sur del nuestro país. Y es precisamente con el, cuando la expansión de esta música llega a EU influenciando directamente la música sureña específicamente al country.

Música del NorteLa llegada de Eulalio González "Piporro" carismático cantante, compositor y apadrinado por la estrella del momento Pedro Infante popularizo esta bella música a todo el país, gracias a la industria cinematográfica en donde actuaba este singular personaje, canciones como: El taconazo, Los ojos de Pancha, Gumaro Sotero, Chulas fronteras y El cascarazo lograron un éxito sin precedentes haciendo que el país volteara al norte. Estas canciones son tan importantes en el cancionero nacional que aun hoy en día se cantan. Y Piporro es parte de esos personajes iconos populares de nuestra sociedad.

A diferencia de muchos géneros que pecan de machismo en la tradición de la música norteña jamás sucedió eso, casi siempre como dueto las mujeres lograron un lugar importante e imprescindible en el desarrollo y evolución de la música. Duetos como: La hermanas Huerta, las Norteñitas, Las Jilguerillas, Licha y Socorro, Dueto Alma Norteña, Río Bravo, Marcelo y Aurelia, Víctor y Fina y la gran Chelo Silva, lograron un paso implacable dentro de la música popular mexicana posicionando a la música norteña como tradicional.

Para los años sesenta Ramón Ayala con una simplicidad lírica logro abarcar temas más cotidianos a nivel nacional, además de iniciar con la parte romántica dentro de las letras de la música norteña. Es tal la importancia de Ramón Ayala que se le considera uno de los mejores acordeonistas del país, ganador del premio Grammy en cuatro ocasiones es un icono dentro de la actual música popular mexicana.

Para los años setenta y con una larga tradición dos conjuntos empezaban a sonar de manera importante  Los Cadetes de Linares y Los Tigres del Norte.

Este ultimo tiene tanta importancia que recientemente grabo un disco desenchufado (MTV unplugged) siendo el único grupo no roquero nacional en lograrlo.

Como ve querido lector es de suma importancia regresarle su lugar a esta singular y simple música, ya que la belleza consiste en – y al igual que los norteños -  en la simpleza lírica con la que nos pueden afectar los sentidos. Larga vida a la música norteña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.