jueves, 29 de marzo de 2012

Adictos a la bebida oscura

En la actualidad uno se sorprende con algunas noticias que parecen mas chuscas que reales, por ejemplo un chico en Alemania que tuvo que ser desintoxicado (por llamarle de alguna manera) de facebook.

En mi propia experiencia una amiga me comento que su terapeuta físico ahora daba masajes en las manos de la gente por escribir en la famosa BB. Todas estas adicciones "modernas" que nos resultan tan graciosas y entretenidas no lo son para quien las sufre.

Dentro de todas estas como lo son la adicción a los videojuegos, redes sociales, trabajo y un enorme etc. Una de las que más me ha llamado la atención es la adicción por el café, esta tradicional bebida que huele delicioso. ¿Se puede ser adicto al café? ¿Quién es adicto? ¿Cuanto café es demasiado?



Artículo realizado Por Skull Leader


La bebida oscura


Pero empecemos en algún lado. ¿Qué es una adicción? Esta palabra que usamos injustificadamente para determinar un sinfín de cosas que poco o nada tienen que ver con lo que realmente significa.
La adicción es una enfermedad primaria, que afecta al cerebro, constituida por un conjunto de signos y síntomas característicos.

El origen de la adicción es multifactorial involucrándose factores biológicos, genéticos, psicológicos, y sociales. La adicción es tratable y curable. No todas las adicciones se generan de esta manera, y se ha descubierto que hay personas con cierta predisposición genética a determinadas adicciones, lo cual también es incierto. Como dije es demasiado complejo.

Regresemos al café. El café es una cosa tan común que poco o nada le tomamos de importancia. Uno sabe que existe, lo consume, se siente bien con ello, pero jamás se ha puesto a pensar como se descubrió este grano o la manera de hacer la exquisita bebida (si, querido lector me encanta el café).

Al parecer la historia inicia así de Etiopía pasó a Arabia y a la India, probablemente a través de peregrinos musulmanes que viajaban a La Meca.  Holanda es quien se lleva las palmas al ser el país que llevo el café al nuevo mundo sembrándolo en sus colonias de Ceilán e Indonesia; así aclimataron jardines botánicos en Ámsterdam, Paris y Londres, desde donde pasó a la Guayana holandesa, al Brasil, a Centroamérica y para 1790 llego a nuestro país, a las costas de Veracruz, también a Morelos, Michoacán y Oaxaca que fueron los primeros estados donde se conoció. Actualmente los estados productores más importantes son Chiapas, Veracruz, Oaxaca y Puebla; también se cultiva en Guerrero, San Luis Potosí e Hidalgo.

En todo ese viaje y proceso alguien se dio cuenta de que tostándolo y diluyéndolo se podía crear una de las bebidas mas deliciosas. La realidad es que nadie sabe, el momento exacto en donde se inicio el proceso para volverlo una bebida.

[contentbox headline="Propiedades del Café" type="info"]El café tiene propiedades físicas en el organismo como lo son: ser un estimulante del sistema nervioso central, también aumenta la presión arterial, aumenta el flujo de sangre hacia el cerebro y los músculos, genera una descarga de adrenalina, provoca liberación de endorfinas (igual que el chocolate) como sabemos estas son capaces de provocarnos placer y felicidad, tiene efecto analgésico y antihistamínico (reduce los efectos de algunas alergias).

Además tiene un factor psicosocial importante ya que aumenta nuestra comunicación, adaptación e interacción con otras personas, facilita la búsqueda de la pareja y mejora la probabilidad de aumentar nuestra actividad sexual. Razones mas que suficientes para que tomemos mucho café, el problema es que si provoca adicción, afortunadamente necesitamos de una serie de condicionantes para que esto suceda.[/contentbox]

Lo primero que debemos saber es que los estudios han demostrado que si bien algunos cuerpos tienen receptores sensibles a la cafeína, la mayoría de los humanos no tienen esos receptores por lo que no podrían nunca llegar a ser adictos. Esto demuestra que el café no nos da ese pequeño estirón que necesitamos por la mañana ya que la mayoría no tenemos dichos receptores.

¿Como sabemos si tenemos esos factores físicos? Con la siguiente pequeña prueba nos daremos cuenta de si los tenemos o no:

  •  Si usted toma café en la noche o antes de dormir

  • Si lo toma en la tarde. (Después de las 6 pm.)

  • Si toma café para "relajarse"

  • Si toma más de 5 tazas de café sin tener exceso de trabajo, actividades o mantenerse activo.



Si usted querido lector a respondido al menos a una de estas oraciones como afirmativa, usted no es sensible a la cafeína.

Por el contrario si usted contesto negativamente, lo mas probable es que sea un candidato a la sensibilidad a la cafeína y por lo tanto a la adicción.
 Como cualquier droga química el cuerpo genera tolerancia, se adapta a esa sustancia y se vuelve dependiente, por lo que necesita mayores cantidades de la misma (en este caso la cafeína). Cuando una persona deja de lado su consumo realmente entra a un estado del síndrome de abstinencia agudo psíquico, estas palabras solo nos están diciendo que el cuerpo no necesita la cafeína pero la mente cree que si.

Y aquí es donde una vez mas la ciencia, nos rescata. Se ha comprobado que el café tiene efecto placebo, ya que al darles café descafeinado los síntomas del síndrome desaparecen. La mente es la única que quiere ser alimentada y engañada.

Y así querido lector, después de un viaje por la maravillosa bebida oscura si se pregunta ¿Seré adicto o no al café? La pequeña prueba de arriba le puede ayudar y como ve, afortunadamente no existe una adicción que no pueda ser tratada y curada totalmente. Por lo mientras me beberé una taza del delicioso néctar que me ha llegado desde la bella Veracruz sabiendo que no soy candidato a ser adicto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.